Mi Lista

Ver todos

Mad Max: 7 razones que lo convierten en un clásico

Mad Max: El clásico de la Ozploitation

Por Eric Ortiz García (Cinema Móvil)

Después de 30 años de la última actuación de Mel Gibson como el icónico oficial Mad Max, la franquicia regresa este fin de semana con la cuarta entrega: Mad Mad: Fury Road. El director original George Miller retornó a su cargo, mientras que Tom Hardy remplazó a Gibson como Max; el resultado ha sido aclamado unánimemente por la crítica especializada, quienes consideran Fury Road como una obra maestra del cine de acción, que regresa al uso de stunts y efectos prácticos en lugar de los efectos especiales y el CGI.

Por su parte, las nuevas generaciones quienes verán por primera vez en la pantalla grande este mundo post-apocalíptico de Miller deben preguntarse ¿porqué tanta expectación por Mad Max? Por suerte existen documentos fílmicos como Not Quite Hollywood: The Wild, Untold Story of Ozploitation!, donde se explica a detalle el origen del Mad Max original como una película de bajo presupuesto, considerada incluso parte del cine de explotación australiano de los setenta, bautizado por Quentin Tarantino y Mark Hartley como Ozploitation. A continuación les presentamos siete datos claves para entender porqué Mad Max es considerada una de las cintas más influyentes del cine de acción y cómo pasó de la explotación a lanzar al estrellato a Mel Gibson y - más de 30 años después - a presentar su cuarta entrega en el prestigioso Festival de Cannes.

1. El director australiano Brian Trenchard-Smith es una figura clave para el desarrollo del cine de acción australiano. Inspirado por el cine asiático (Bruce Lee por ejemplo), Trenchard-Smith comenzó a realizar cintas del estilo en su país - como The Man from Hong Kong - lo que propició que otros directores realizaran sus propias escenas de acción peligrosas, utilizando a los stuntman para persecuciones, choques y explosiones.

2. Por lo regular, los cineastas australianos no tenían permiso de las autoridades respectivas o la seguridad necesaria para filmar escenas de persecuciones en alta velocidad en carretera. Simplemente lo hacían de una forma “guerrillera”, ciertamente arriesgando las vidas de todos los involucrados.

3. Grant Page fue uno de los stuntman más destacados de esa ola de cine de acción australiano. Considerado un verdadero demente, Page trabajó con Trenchard-Smith antes de ser clave para las escenas más peligrosas de Mad Max como el stunt de Mel Gibson. Durante la memorable persecución inicial de Mad Max, Page trabajó con la pierna rota y enyesada, algo que confirma su estatus de leyenda como doble de acción.

4. Para George Miller, Mad Max fue “una película de serie B con aspiraciones a ser clase A.” Una de sus principales inspiraciones fue el notable problema en Australia de las muertes ocasionadas por accidentes automovilísticos. Miller trabajaba en un hospital por lo que conocía la situación a la perfección.

5. El cinefotógrafo de Mad Max, David Eggby, arriesgó su vida para filmar diversas escenas, al tener que ir colgado de una motocicleta en movimiento a exceso de velocidad. También se utilizó un cohete prohibido por el gobierno para la exposición del vehículo del Nightrider (al principio del filme). Afortunadamente, nadie murió en la caótica filmación, aunque muchos huesos sí terminaron rotos.

6. La manera de hacer cine sin ningún miedo, arriesgándolo todo por obtener el material, inspiró a una generación entera ya que nunca se había hecho algo así en Australia, con una historia simple de venganza pero secuencias de acción intensas y bastante violencia.

7. Eventualmente, Mad Max propició una ola de cintas que la imitaban, como las cinas de acción post-apocalípticas italianas. Aunque su influencia fue más internacional, ya que en Australia no tantas cintas similares surgieron.


En preparación para ver Fury Road, pueden checar aquí en Cinépolis Klic la trilogía original de Mad Max, además de otras películas del director George Miller (como Happy Feet y The Witches of Eastwick).